Gira Chile 2016

12540526_886465378137713_4864691949150943280_n

El pasado mes de enero (y hasta el 7 de febrero 2016) estuvimos dando funciones en muchos lugares de Chile. Una experiencia que conseguimos gracias al apoyo y compromiso ético y político de nuestrxs queridxs compas chilenxs!! un proceso autogestivo, de base, en la búsqueda de un teatro popular. Aquel que asciende al pueblo. Lugares en lo que afrontamos este querido proyecto sobre Víctor Jara ante un público conocedor, atento, crítico y realmente acogedor con lo que supone esta humilde aproximación a lo que pudo ser el pulso vital de la Unidad Popular en el Chile de comienzos de los ’70.

Nuestra andadura dio comienzo en la X Feria de las Artes Escénicas del Maule, gracias a lxs amigxs de Teatropello Talca, un grupo de teatro potente, muy organizado y numeroso en una clara búsqueda de teatro popular, cercano, que hable y abra debate sobre las cuestiones que tienen que ver con los ciudadanos, con los vecinos. Nuestra función dio el cierre al festival, el día 10 de enero.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La siguiente función se dio en otro festival: La Trilla de las Artes de Llongocura. El lugar más especial donde hemos mostrado la obra. En lo profundo del medio rural, del campo chileno, entre barranqueras y pinos aparece el Anfiteatro que Héctor Fuentes construyó con sus manos. Un lugar mágico, donde al caer la noche cientos de personas de los alrededores: campesinos en su mayoría, veraneantes, etc… se acercan tímidamente hasta el cerro donde se dan las funciones de teatro. Un proyecto inolvidable, y una experiencia vital única en el panorama teatral. Allí estuvimos el miércoles 13 de enero.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Luego seguimos el periplo de funciones, esta vez en un teatro bien hermoso, muy grande y acogedor: el Teatro Municipal de San Javier. Con el mejor cuerpo técnico de la región del Maule. Allí fue programada la función el día 14 de enero, con gran afluencia de público.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El viernes 15 de enero, de nuevo nos subimos a la furgoneta de Toño, en dirección a la Universidad Católica el Maule, en Curicó. Un teatro más chiquito, pero con gran encanto también.

IMG_20160115_160710_HDR

La semana posterior fuimos rumbo al sur del mundo. A Concepción, donde nuestro amigo y “productor en gira”, José Miguel Neira, nos preparó toda una agenda de actuaciones en la ciudad, y su correspondiente visita a medios de difusión locales (radio, TV, periódicos, etc…). La primera de las funciones, en un lugar muy peculiar, fue en Casa de Salud. Una nave con múltiples salas de concierto, dedicada al ocio nocturno. En nuestra sala (llamada “El geriátrico”) es donde se daban las actuaciones de teatro. Mientras la gente bebía, charlaba y la mayoría (más de 100) permanecía bien atenta a las canciones de Víctor y Violeta. Esto aconteció la noche del 21 de enero.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En la siguiente parada, la Sala de teatro Artistas del Acero proponía 2 funciones seguidas, ambas en las cuales el aforo se completó, y donde se dieron sendos conversatorios con el público asistente que resultaron realmente emotivos. Con agradecimientos y reflexiones en torno a Víctor (con gente que leyó testimonios de familiares que estuvieron junto a él en el Estadio Chile, o una bailarina que estudió con la Manuela, hija de Joan). Esto ocurría los días 22 y 23 de enero.

El domingo en la mañana recogimos los trastos y nos subimos en un autobus en dirección a San Carlos de Itihue, región del Bio Bio, y cuna de Violeta Parra. Allí dimos una función muy especial, pues el gran auditorio quedó lleno de toda la gente del pueblo que se acercó: más de 200 localidades. El conversatorio posterior fue también muy especial, sobre todo por el agradecimiento del pueblo, sus palabras de ánimo y la sinceridad con la que se dio aquel encuentro. Realmente hermoso aquella noche del 24 de enero que no olvidaremos fácilmente.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Ya la semana siguiente nos encontramos en Santiago de nuevo. Allí nos esperaba el paso por 3 festivales distintos. El primer viernes (día 29 de enero), dimos la función en la población de La bandera. Lugar mítico de la resistencia contra la dictadura, y de aquellos lugares más castigados por la represión. En mitad de la plaza se dieron las 3 funciones del día del “II Festival Santiago a la gorra”. Con perros pasando por el medio, muchos vecinos y vecinas, y niñxs.

12628603_897107647073486_2475631007216624527_o

El día siguiente nos trasladamos hasta Villa Francia, al Festival “Teatro en la Pobla”, donde presentamos la obra en el “Elefante Blanco”, último bastión de la cultura de izquierdas en la población de Villa Francia, según nos lo presentaron lxs compas de la Asociación Octubre. Una nave preciosa donde se dio (creo) una de las funciones más hermosas de la obra. No sólo por el lugar (a unas cuadras de Villa Lugano, donde vivió Víctor), sino por la asistencia de gente muy importante en esta lucha, combatientes, activistas, revolucionarios… Y en especial se nos quedará el recuerdo de los papás de los hermanos Vergara Toledo, entre conmocionados y agradecidos por la representación y la puesta en valor de un teatro político, necesario, urgente… Nuestro recuerdo siempre con lxs que luchan, y con los pobladores de la Villa Francia, ejemplo de lucha frontal y decidida. Nunca olvidaremos ese 30 de enero que estuvimos rodeados del espíritu de Víctor, de Violeta y de los jóvenes combatientes.

12615624_10207207350955836_8745667602332727922_o

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La (pen)última función en Santiago fue dentro del marco del Festival Escena Libre (31 de enero). De nuevo al aire libre, en la Plaza Bogotá. De nuevo la reivindicación del teatro político de buscar espacios populares. A los que lxs vecinxs acuden, disfrutan, participan y agradecen las manifestaciones culturales al margen de la oficialidad. Gracias al proyecto de Escuela Comunitaria de lxs cabrxs de Barrio Franklin por apoyar la cultura desde las bases sociales, y ser un ejemplo de organización horizontal, autogestiva y popular, integrando a las personas del entorno.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El martes 2 viajamos de nuevo con los trastos a Valparaíso, al cerro cárcel, donde se ubica el Parque Cultural de Valparaíso (la ex-cárcel), un recinto lleno de luz y vida, con un teatro precioso, enorme y muy acogedor. Además con un equipo de técnicos maravilloso, que facilitaron enormemente el trabajo. La función fue el miércoles día 3 de febrero, y el patio de butacas se llenó. La difusión funcionó, y el reclamo de Víctor Jara suponemos que hizo lo propio. El caso es que el trabajo de coordinación y gestión llevado a cabo por el amigo Diego Muñoz, y lxs compas del Parque Cultural (Hugo, Diego, Daniela, etc…) hicieron del paso por Valparaíso una experiencia muy cálida.

12657236_899721200145464_7259896186547950579_o 12646927_899721196812131_3511908941334512266_o

Ya de vuelta a Santiago sólo nos quedaba la última función. En un lugar muy especial, el Parque Portales, en el barrio de Yungay. Un sitio especial porque el lugar no era cualquiera. Lxs amigxs de Teatro Público (una compañía imprescindible para entender el teatro político en nuestro criterio), se ocuparon de gestionar junto a Taller Sol (un centro cultural libertario), una jornada festiva y vecinal, con el fin de compartir con la gente algunas actividades culturales. Se montó mercadillo de ropa, puestos de fanzines, choripan a la brasa, música… etc durante toda la tarde. Al caer la noche dimos la última y muy emotiva función en tierras chilenas. Al aire libre de nuevo, y con un compañero de escena único: un perro de la calle, ícono de Chile también, que vistió la escena de su tranquila presencia, dando armonía al encuentro entre Víctor y Joan pues pareciera que sobre la alfombra, cerca del tocadiscos y la guitarra, el perro sabía que ese era “el hogar”. Fue el sábado 6 de febrero. 24 horas antes de partir de regreso.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Un mes intenso pues, lleno de encuentros emocionales con Chile, a través de su gente. Y regalándonos también el país esa intransigencia natural de no pedir permiso, de hacer las cosas nomás, por hacerlas. Y continuar el acercamiento a la cultura popular. Que el mismo pueblo defienda y ocupe. Lejos de los santuarios de la alta cultura. Teatro de base, revolucionario y contestatario para construir un mundo mejor.

Febrero y marzo siguen con más funciones de “El mercado es más libre que tú” y otras actividades que estamos preparando para Abril (celebrando el poder popular: día de la república).

¡Hasta siempre!

Anuncios