No te salves

Sinopsis.
Ficha Artística.
Ficha Técnica.
Fotografías.
Vídeo. 

FACE_NTS_TEATRO-BARRIO

critica2BCrítica de NEL DIAGO | CARTELERA TURIA | Nº 2.572 17/23 DE MAYO 2013

No te salves. Homenaje a Mario Benedetti.

Este proyecto nace de la necesidad de realizar un póstumo y sincero homenaje a un poeta querido. Su dilatada carrera, sus interminables versos y sus nutrientes obras literarias… que han amamantado a generaciones y generaciones y cuyos postulados siguen hoy tan firmes como hace cincuenta años, han acompañado y crecido junto a sus lectores para afirmarse como uno de los escritores más queridos de Latinoamérica, y del mundo. No es una búsqueda de su reconocimiento, sino un humilde intento por seguir avivando esa fragua poética y humana que Benedetti construyó durante toda su vida.

Como poeta de un siglo, las posibilidades teatrales son interminables, así que se ha optado por una relectura no sólo de su obra, sino también de su vida; del bagaje a lo largo de un prolongado exilio, de la huída, del compromiso con las causas de latinoamérica y de la agridulce vuelta al Paisito. El imaginario de Benedetti, nos lleva desde un Montevideo “verde y con tranvías”, hasta la luz mediterránea de Mallorca, de la poesía a la prosa, del amor a la muerte, y del comunismo a la soledad. Tanto en su vida personal, como en la literaria, a veces indisoluble la una de la otra, el poeta nos ofrece de una manera sencilla la posibilidad de soñar: soñar con otros mundos posibles, con amores imposibles, con exilios exteriores e interiores… y en definitiva, con todo un conjunto de ingredientes que bien sazonados, reahogaditos y cocidos a fuego lento dan lugar a una receta teatral, con sabor a admiración y resueño, a cálidas palabras; y a graciosos movimientos de una danza que fluye entre los versos de un genio tranquilo.


POET
A.

No se trata del retrato de Benedetti, o una dramatización de su personalidad, sino más bien, una reinterpretación, una visión personal e incluso es posible que, a veces, una idealización del poeta. A través de él surgen las palabras más filosóficas, más aposentadas y sosegadas, con fino hilo en su pronunciación, sin prisas… con un cierto agotamiento, una vejez en el dejo, pero con una contundencia fuera de toda duda. El poeta, como núcleo y nexo de unión entre los otros ambos personajes, no deja de ser un ente misterioso, en cuyos rasgos a veces confundimos la voz de la muerte, la conciencia, la integridad, el fantasma de la desdicha o la autocrítica. Es a la vez el interlocutor más cercano y amigable del personaje de Fulano.

¿Quién es realmente éste poeta?, ¿existe de veras? o es producto de la creación, del pensamiento, ¿de la soledad?. Todas estas cuestiones se irán desvelando, aunque sin dar una única y certera respuesta a cada una, sino con la sana intención de que sea el espectador quién decida qué es, ¿nosotros mismos tal vez?. Es la duda existencial en No te salves.


FULANO.



Es un hombre joven y huidizo, enamorado, bohemio y exaltado en su propio abrazo de lo etéreo, de la forma poética en la vida. Es un soĖador, que ríe y llora, es déspota y otras veces, incluso un vasallo. En la dramaturgia, representa los actos del poeta, no los verídicos (reales) sino aquellos que están en la literatura. Emula tanto a héroes y fanfarrones, como a amantes abandonados, y a soldados de raso. Es por tanto, una de las figuras centrales, que forma tándem con el personaje de Mengana, y el desarrollo de su historia centra el nudo del espectáculo. La búsqueda de su amor, o la curiosidad por éste personaje femenino, lo llevan a las situaciones más absurdas, inverosímiles y poéticas posibles, desafiando los límites de lo ordinario. Planteándonos, de este modo, su veracidad. Como protagonista de la historia de amor es el “yo” en la poesía de Benedetti, pero no es Benedetti.

En Fulano convergen dudas, miedos y flaquezas que humanizan al personaje, lo sitúan cercano al público y sirve muchas veces como espejo de los sentimientos y frustraciones que llevamos con nosotros. Aunque intenta evadirse del mundo real trepando por imposibles nudos de fantasía, lo que inquieta de este personaje es su constante cambio, quizá por eso lo hace el más próximo. ņAcaso no nos pasa también, que dudamos, corregimos, somos impulsivos…? Es el amor en No te salves.


MENGANA.



El personaje femenino del proyecto representa el misterio, lo desconocido y la política en la obra de Benedetti; por supuesto, es la musa del Fulano, ese objeto de deseo. Pero ésta no discurre por la misma senda, sus tribulaciones la llevan a una causa mayor. Todo lo que influyó en el autor su posición ideológica, su ética y las posturas políticas que enumeró en multitud de textos, son visibles en este personaje: una exiliada en ninguna parte, extranjera en todos lados, luchadora, comprometida por la causa de los más desfavorecidos y firme, tremendamente firme en sus convicciones. Es el escritor alejado de los suyos por fuerzas ajenas, que intentan callarle y enterrarlo (a veces en el sentido más literal). Sin tiempo para la cursilería, vive una historia de amor entrecortada con el personaje de Fulano, donde en ocasiones muestra su debilidad y en la que otras veces, pone de manifiesto su más altruista sentido del compromiso con la causa.

Es la visión social del autor, su fuerza incansable para pelear con los que atoran y reducen a las buenas gentes de este mundo. Pero también es ternura, anhelo de un mundo mejor, esperanza y optimismo, convirtiéndose en el contrapunto ideal para una historia de amor platónico, en el que cada parte tendrá que luchar con sus propios miedos y limitaciones, por ser feliz, por ver sus ideales cumplidos en definitiva. Lamentablemente, política y amor no suelen ir de la mano. El camino es difícil, pero siempre habrá lugar para la risa, la amistad y la danza al ritmo de bandoneón; por lo que su historia no será común, estará por todos lados salpicada por el humor, el absurdo y lo políticamente incorrecto, como en el buen amor. Es la lucha social en No te salves.